Seguidores

viernes, 10 de diciembre de 2010

Táctica y técnica II

Seguimos:

Lance. Ya instalados en la postura seguimos sin prisas. He leído a pescadores que lanzan muy pocas veces, incluso a lo largo de una jornada no más de 20 lances. Mi paciencia es más escasa, pero si que es verdad que tampoco es cuestión de lanzar a lo loco. Los primeros lances son los más importantes. Hay que prepararlos y ejecutarlos correctamente si no queremos perder oportunidades.


Otra diferencia con el río es que no vamos sacando línea mientras hacemos falsos lances. Ahora, antes de lanzar, sacamos los metros de línea que vamos a usar. Es mejor empezar en corto e ir añadiendo en sucesivos lances. Para que lo veáis, antes del primer lance saco línea y la dejo en el suelo. Seguidamente la meto en la cesta empezando, importante, por la parte más cercana al carrete. Esto evita enredos al salir después ordenada, primero la cabeza y después el running. Una vez hecho esto …. ¡al turrón!.

Lo dicho, al principio lances cortos para prospectar las zonas cercanas, justo detrás de la rompiente. Cuando quiero llegar más lejos, con la línea recién lanzada y antes de empezar a recoger, saco los metros necesarios y los deposito en la cesta para ganarlos en el siguiente lance. No muchos (2 o 3) por lo que he contado antes de los enredos.

Minimizar los falsos lances. Vuelvo a recordar que no estamos en el río con una caña del #4 y una mosca microscópica. No podemos estar abanicando la caña toda la mañana. Truco: aprovechar el agua para cargar la caña. Sería la primera parte de una doble tracción. Los últimos 6 o 7 metros de la recogida suelen ser improductivos (ojo, no siempre) porque nos quedamos sin agua, así que los usamos para empezar el lance trasero. La resistencia del agua nos ayudará a cargar la caña. En el lance trasero deslizaremos un par de metros más para sacar toda la cabeza lanzadora y ejecutaremos el segundo golpe de tracción. Suficiente para un lance más que decente.

Esta técnica viene muy bien en lugares que tengamos obstáculos detrás, generalmente acantilados o rocas. Aprovechar también que generalmente estamos algo elevados para hacer un lance oblicuo, es decir, en el trasero “apuntar” algo hacía arriba. Ganaremos algún metro más y golpearemos menos moscas.

Otra alternativa para estas situaciones pueden ser los lances rodados, como arranque o directamente como lance final.

Si vamos a lanzar más largo, o vemos que no estamos convencidos que con lo anterior tengamos bien cargada la caña, con otro falso lance debería ser suficiente. Ya depende de la habilidad de cada uno y de las circunstancias del lugar, pero recordad que los peces están en el agua y no en el aire.


Movimiento. Cuando cambio de postura, salvo que me mueva unos pocos metros, y aunque es un coñazo es mejor recoger toda la línea en el carrete y poner la cesta en la parte trasera.
Por dos motivos. Seguridad, ya que andar con la cesta por delante, sobre superficies irregulares, es cuando menos arriesgado. Y segundo, porque al movernos con la línea dentro de la cesta acabará cruzándose y en el siguiente lance tendremos seguramente un lío (bastante más coñazo).

Clavado. No tiene mucho misterio porque habitualmente se clavan solas. La apariencia real de la mosca y sobretodo la naturaleza blanda de sus materiales harán que en bastante ocasiones esta acabe bastante profunda en su boca. Con aguas claras o moscas de superficie se llega a ver al pez y como coge la mosca, pero normalmente se nota un parón o enganchón. Para asegurar el clavado, al tener la línea entre los dedos, tiraremos de ella. La tensión será mayor y el clavado más efectivo que solo con la caña, que seguramente por instinto también levantaremos.


Pelea. Proporcionalmente tiran más que a spinning. Porque pueden cerrar la boca, porque el equipo es más ligero, por lo que sea, pero tiran más. Aconsejo pelear con el carrete. De esta manera se libera la cesta de línea y la podemos colocarla a la espalda. Esto nos da mejor control del pez y ante todo seguridad si tenemos que movernos por las piedras durante la pelea.

El problema viene con la línea que normalmente ya hemos recogido antes de enganchar el pez y que tenemos en la cesta. Lo mejor es que el pez se la lleve, controlando su salida con los dedos contra la empuñadura, hasta que vacíe la cesta y podamos usar el carrete. Pero si la zona es complicada, con rocas donde se pueda enganchar o rozar, pararemos la salida ejerciendo más presión con los dedos y aprovechando los parones para bobinar. Cuando consigamos tener toda la línea recogida ya podemos empezar a actuar con el carrete. Con el freno como arma principal y con la palma de la mano en los momentos que queramos más control. Cuidado con los golpes de la manivela, ya que al estar fija a la bobina gira con ella.


Para sacar el pez del agua, una vez cansado, lo más práctico es vararlo en la orilla para no forzar el equipo.

Bueno y eso ha sido todo el rollo. No me queda más que desear a los que lo intenten buenos golpes de manivela.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Táctica y técnica I

Algunas notas de cómo planteo tácticamente una salida a mosca en el mar, y diversas soluciones técnicas a los problemas que surgen en la orilla.
Previos. Equipamiento mínimo y ligero. Bastante incómodo es andar por las rocas haciendo el cabra como para tener que cargar con trastos. Lo imprescindible:
  • Vadeador, mejor transpirable para moverte con más libertad, con suelas de fieltro para los resbalones y bota integrada para evitar la molesta arena.
  • Chubasquero, que no hace falta que llueva para mojarte.
  • La caña y carrete, es evidente.
  • Cesta devanadora, imprescindible en zonas rocosas. Posiblemente en playas o sitios más llanos se puede evitar, pero aconsejo también su uso.
  • Una bolsa/bandolera/mochila/riñonera o recipiente donde llevar la caja de moscas, un par de bobinas de monofilamento y una navaja/tijera.
  • Por seguridad el móvil y para inmortalizar momentos la cámara o el propio móvil.

Hace tiempo que deje de llevar bobinas de repuesto para la línea. Antes de bajar al pedrero compruebo las condiciones con las que me voy a encontrar y elijo la línea: flotante o intermedia.
Flotante si está bastante parado, que me va a dejar pescar la mayor parte del tiempo con moscas de superficie, y la intermedia si hay algo más de mar. Con estas últimas se evita bastante mejor el arrastre de las olas, cargan la caña más rápido y deslizan mejor para lances largos. Además siguen permitiendo usar moscas flotantes.
Las hundidas rara vez porque habitualmente se necesitan zonas de bastante calado para usarlas, así que las dejo para pescar desde embarcación donde tienen más opciones.

He dicho caja de moscas porque no hace mucho eran “cajas”. Defecto profesional del río y las truchas, pero en el mar no tiene mucho sentido cargar con 100 moscas cuando vas a usar, a lo sumo, media docena. Con las de confianza, que cubran superficie y hundidas, unas grandes y otras más pequeñas y en varios colores suficiente. Una caja. Incluso a veces media docena de moscas en el bolsillo del vadeador son suficientes para jornadas cortas.

Postura. Una vez abajo sin prisa. Seleccionar el punto de lance pensando en que podamos dar con los peces pero sin olvidar la seguridad. Hay que tener en cuenta que tenemos que acercarnos bastante más que a spinning y las retiradas son más complicadas. Dejar pasar algunas olas antes de posicionarnos para ver que pasa. Este tiempo se puede aprovechar para revisar el equipo, el bajo, poner los pelos de la mosca en su sitio y empezar a pensar donde la queremos poner. También es importante que la postura nos permita el lance con cierta comodidad y que, en el maravilloso caso que enganchemos un pez, tengamos opción de sacarlo. Una caña de mosca ni arrastra ni levanta como una de spinning.

Bueno, otro día más, de como lanzar, clavar y pelear bonitas lubinas.

jueves, 26 de agosto de 2010

Las cosas son como son


Como me está dando tanto la lata, le gusta tanto lo de "restregar" sus capturas en los morros de su tan querido "equipo", el que tantas veces le ha sacado de más de un apuro, no h etenido más remedio que publicar la capturilla del amigo Manolo.

Es una captura de hace un mes pero no os imagináis lo que uno tiene que aguantar cuando el afortunado que ha conseguido la captura es el "Muñequita linda". ¡Joder! No se lo deséo ni al peor de mis enemigos. Ah! Cuando la captura la consigue otro que no es él, da igual, ya que vuelve a recordar aquella captura que consiguío cuando Adam acababa de conocer a Eva y juntos se disponían a moder la manzana. Eso sí, como los años no pasan en vano, las capturas de él crecen y cogen peso a lo largo del tiempo.

Bueno, la cosa es que salimos los dos con la intención de tentar corvinas. Teníamos puesto el ojo en una zona pero primero pasamos por otros "micropuntos" en previsión de que el terral que sopla al amanecer en el objetivo principal no nos iba a permitir pescar cómodos.

Las sucesivas paradas que hicimos en los puntos elegidos no fueron fructiferas. La sonda no mostraba que hubiese los habituales bancos de peces pasto de los que se alimentan tanto lubinas como corvinas y que suelen ser señal de posibles capturas. Salvo en una de ellas en que localizamos bonitas manchas de pescado (provamos y el saldo fue negativo), en las demás, la sonda se mostraba limpia.

Llegada una hora, al comprobar que el viento había amainado, nos dirigimos al lugar donde hemos pescado alguna que otra corvina, presa que teníamos en el punto de mira ése día.

Realizamos una deriva y no obtuvimos picada. La siguiente la realizamos pasando a unos cuantos metros de la primera, tratando de localizar a las presas. La sonda no marcaba nada pero ........... En ésta zona suelen permanecer apostadas y, a veces, hemos conseguido capturas sin que la sonda marcara nada.

Estamos en la labor cuando en uno de los lances que hizo Manolo, nada más torcar su vinilo el fondo y dar el primer tirón, notó un peso no lógico al que tiene el señuelo. Hasta le pareció sentir unos cabezaros débiles.

No dió ni cachete ni nada que se parezca y, tan solo, reaccionó recuperando hilo a un ritmo más bien lento. En su mente tenía la imagen de un pulpo, sépia, calamar, o .......¡quien sabe! algún "pez piedra" como le ha sucedido capturar alguna vez.

Al rato, vimos aparecer en superficie una Itxaskabra (Cabracho, Cabrarroca, Escorpora.....). Venía con la boca cerrada y cuando la abrió, el señuelo salió de sus fauces y desapareció en las profundidades.

A Manolo le ví con cara de pocos amigos y, tratando de engañarlo otra vez (éste se crée que todos los animales son como él jejejeje....), dejó caer nuevamente el señuelo para el fondo sin tan siquiera haberlo subido a bordo y lanzalo a otra zona como en él es habitual.

Pero, en ocasiones, las cosas son como son y hay que tomarlas tal como vienen. El Rolling Shad de Manolo tocó fondo, éste dió un primer tirón y ..................... ¡Zassssssss! ............ ya estaba nuevamente en estado de frenesí.

Los primeros segundo fueron de incertidumbre. ¿Qué Manolo? ¿Es grande o pequeña?. Y él me contesta con un num sé. Como no sabe yo sigo con mi lance y al poco lrato le oígo decir, con una voz más bien nerviosita que calma, Santi, Saca el salabre que es grande. Y yo, a recoger hilo a toda caña para correr a sacar el salabre.

La Sakura Shukan de Manolo se torcía pero a mi no me dió la impresión de que lo hiciera tanto como para decir que el pez fuese "grande" pero como él era el que lo sentía, permanecí callado, con el salabre ya en la mano y esperando a que él le ganase la batallita al pez.

No tardó mucho en hacerlo. Lo ví resplandecer a escasos dos metros bajo la superficie. ¿Éso es a lo que tu llamas grande? ¡Manda huevos! Casi le doy con el salabre en la cabeza. Me acordé de otra batallita que me contó Oskar en la que Manolo se las vió y deseó para "comerle el pastel" a una seriolita de 1,5kg.. La verdad es que el amigo se lo pasa pipa. La goza como si de un niño se tratara cuando juega con un nuevo juguete.

Nada, que al final resultó una corvinata de 3,5kgs. que, nada más salir a superficie, la metí en el salabre y traté de dar un sustito a Manolo diciendo que se había soltado en el intento de ensartarlo. La bromilla no resultó y ahí lo tenéis en las fotos con cara de bonachón, como si nunca huviera roto un plato.

Y termino diciendo, antés de que él lo haga,......... MANOLO, ERES MI CHAMPIONNNNNNNNNNNNNN.

No cambies que contigo me lo paso "chachi piruli".

lunes, 23 de agosto de 2010

Al Cesar lo que es del Cesar

Hace ya un tiempo, allà por el verano pasado, hubo cierto comentario del aguelo que me hizo que pensar... que si la muñeca de oro tendria que ser el larguilucho en vez de yo, y yo la muñequita linda... ja ja y ja

Pues bien, tenía una invitacion para ir a pescar con un tal José desde hacía muuuuuucho tiempo y al que tambien se junto un tal Pablo. De aqui mi agradecimiento a los dos .

Bueno, nada mas salir del puerto, no miento, un dia antes ya estaba pescando de noche en la cama y, como no, haciendo escabechinas. Esa misma noche, mientras todos estan locos con el vinilo shaker, pense que era el momento de reivindicar otro vinilo, que es mi fetiche, el Rolling Shad. No en un color llamemosle "normal" como pueden ser azul, marron, verde, blanco..... No. Esta vez decidí decantarme por otro color que pasó por mi cabeza. Sin más, pensé.... joder! si hay patalin habra que poner algún color llamativ o similar a él ¿no? (no te lo aconsejaría algún que otro pescador más ¿no? jajajajajajaja... Pronto se te olvidan las cosas).

¡Vale! Puse el de lomo naranja y barriga amarilla, el mariconetti. Cuando lo tuve montado en la caña titular mis 2 compis de pesca (y alguno más) lo veian raro. Alguno hasta llegaba a exclamar... " ¡Tu veras........!"

Pero yo tenia un palpito. Con mucho mimo lo puse allì, arriba, en el cañero que está encima de la cabina para que le diese un poco el aire, para que disfrutase de las magníficas vistas de la zona y se habituase al entorno...


LLegados al primer punto elegido empezamos a lanzar los paseantes a diestro y siniestro. Hago mencion especial tambien a la tienda Piperfishing por designarme probador oficial je je je ... me dejó una caña para que la provara con los paseantes. No soy de paseantes pero bueno.... Un ataque en superfiecie es muuu guapo.

Pronto empezaron los ataques de las txikis. Pablo engancho una y, despues de ver que era mini, se fue por donde vino. Para variar, tuve unos ataques pero no se por qué no enganchaba ninguna(el Tiki-Taka no está hecho para los manazas jejejejejeje). José me abrió los ojos al decirme ... ¿para qué das el cachete antes de que se enganche el pez? (zopenko! no hay que tirar hasta que no se sienta en la caña al pez) ... mi respuesta fue... nunse, nervios, ansiedad, el subconsciente que me decía que eran txikis y que las dejara virgenes sin que tocasen los triples... ¡vete tu a saber!... subi una a bordo y se fue por donde vino.

Cambiamos a otra zona. Allí nos encontarmos con Martin, ese que me quería echar al agua. Enseguida se percató del señuelo de colores chillones que tenía montado en la caña que seguía ne el cañero y, para variar, se riò. Como yo confiaba ciegamente en ese color allí siguió hasta que llegase su momento.

Seguimos con los paseantes....... pim pam, paquí..... pallá..... pero no había mucho meneo. De vez en cuando algún ataque, y alguna que que otra que subió a bordo yendose por donde vino. Huvo alguna que llegaba a "la talla" y, mientra daba la lata saltando en la bañera del barco, uno mis compis exclamó... Ésa pa casa, es de "la talla". Les deje que noooo, ésa pal agua... Al final, a pesar de sus insistencias se fue al agua... Otro punto a mi favor... ¡ya tenia demasiados, tenía que jugarmela....!

La oscuridad estaba ganando terreno cuando un banco de lanzones empezó a saltar fuera del agua como si estubieran azuzandolos a base de calambrazos por debajo. Tres segundos más tarde los tres cebollos lanzando como posesos los paseantes en direccion donde vimos los saltos, cada uno pensando... ¡que me zumbe a miiiii!... Nada... ni a mi, ni a ti, ni al otro. Na de na.

Sobre las 9:30 pm., más o menos, le comenté a José, el skiper, que el pescado estaba ya "vendido". Éste asintió con la cabeza y dijo.... ¡ya chungo, 15 min más y tiriamos pa casa!

Fue entonces cuando me acorde de èl. De ése que esperó todo el rato allí arriba, calladito y sin rechistar, esperando su momento para bajar a las profundidades y enfrentarse a cualquier bicho viviente que allí se encontrase.

Ese era su momento. Cogí la otra caña y a mojarlo. Transcurridos 10 min. sin obtener picada, lance a unos 15 metros del barco. Mientras el señuelo bajaba José me dijo, .....¡mira lo bien que marca el pescado la sonda! ..... el Rolling Shad seguía bajando suavemente al fondo, zigzaguendo, buscando algo. Me avisó cuando toco fondo, y entonces le dije, ....¡venga a trabajar!...

La muñeca estaba bien engrasada y cuando el vinilo había ascendido de 8 a 10metros del fondo los ojitos de la cabeza plomada casi se le salen de las orbitas ojipital, y ........ ¡clato! no le dio tiempo ni para avisarme. De repente noté un brutal parón y grité: eeeeeeeeeeeeeeeeeeeee ya está!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Enseguida empiezó el Luvias a silvar como un cosaco. Exclamo: " ¡tablooooooooooooooooooon!". A José no se le ocurre otra cosa que lanzar otro vinilo encima de mi linea que estaba saliendo a la misma velocidad que el Ave. Le pego un grito " ¡saca de ahi eso echando ostias que me vas a armar el cipote padre y saca la sacadera!".

Pablo decia "¡grábaloooooo!", mientras que alli abajo el vinilito sufría y me gritaba " ¡Sácame de aquiiiiiiiiiiiii! ¡Quítame éste monstruo de encima!". Pero mi impotencia (encima impotente jajajajaja) era evidente. No podia bombear. Habia algo muuuuuy gordo abajo, al final de mi linea, estaba muy nervioso y tenía miedo de perderlo. Intentaba sacarlo lo antes posible mientras que mis compis me animaban para que mantuviese la calma, para que lo dejase cansar. No, no podia. Pensé que podía ser un buen denton, alguna corvina o, incluso, una bonita serviola... Toda una série de distintas espécies combativas pasaron por mi cabeza.

Trás de unas 7 carreras muy muy duras (¡ya! como las de un Atun Rojo de 100kg.) parecía que se daba por vencido. La vimos blanquear a unos 3 metros ..... ¡menudo tocho!... pero aún no había dicho su ultima palabra. Se metio debajo del barco y tuve que meter la caña punta-abajo en el agua para salvar el tema.


Cuando salio a flote le oígo a José... ¡¡¡¡¡¡¡¡¡no entra!!!!!!!!!!! ...........¿como que no entra? .......... Así o asau entró en la sacadera y nada más hacerlo el bajo tocó el salabre y .....¡plast!... se partió. Peeeeeeeeeeeeeeeeero con el "tablón" dentro. Una vez dentro del barco solté toda esa tension acumulada en la pelea que duró aprox, unos 10 min. Por su gran bocaza asomaba mi héroe. Sí, hizo bien su trabajo. El vinilito todavia tenía cara de susto, pero seguía vivo. Me agradeció que le liberase de tan monstruosa boca al mismo tiempo que uno dejaba caer éso de.... "¡ese vinilo a la vitrina!". Por lo bajini, mi vinilito me decía ... " ¡No, Por favor. Yo quiero trabajar y si muero que sea en acto de servicio...!". A esto llamo yo "amor al arte"...

Minutos despues vino la sesion fotografica. Que si asi que si asau. Y yo todavia con cara de susto,(creo que tu, Manolo, te llevaste mayor susto que el vinilo. Viendo las fotos no sé como aún tus ojos permanecen en su sitio).

Trás las fotos, el pesaje. Como dijo uno y me gusto... ¡más de 7 kilos y menos de 8 kilos! ..... eso me lo guardo yo (dentro de un año habrá crecido y pesará 9kg., por lo menos ¿no? jejejejejeje), no sea que alguno tenga la osadía de quitarle al Cesar lo que es del Cesar. De largo tenía 94 cm. hasta la punta de la cola, y 88cm. hasta la horquilla el centro de la cola. En el estomago solo tenia un patalin y no quiero ni pensar lo que pesaria en otra epoca, con el buche lleno.... Vinieron las llamadas y nadie creia que había sacado un pez de semejante talla y porte, hasta que la vieron las fotos ...


Cuando la limpiaba huvo uno que me dijo....."¡ joder! por eso te dan unos 130-150 lereles"....., le conteste.... "¿yo vender esto????????? no hay suficiente dinero en el mundo para pagarme a cambio de que renuncie a sentarme con los colegas alrededor de una mesa, en la sociedad, y poder restregarles otro tablón en los morros, sumar otra estrellita como condecoracion"...

¡puuuuuuuuuuuuuuuffffff! la que les espera a alguno en la cena y durante algun tiempo... Dias, meses, años.... Lo peor de todo es que no disfrute en la pelea, demasiada tension, ansia, miedo, ahora una vez a bordo... buuuuuuuuuuaaaaaaaaaa


Algunos diran, potra, otros folla, suerte, y digo yo... una puede ser, dos casualidad, tres que raro, pero ya cuatro tablones da que pensar no???????? (Eres el mejor, maestro)

Otros dicen que las lubinas gordas no tiran... ja ja y ja

Agradecer al skiper y al ayudante que saco la fotos Jose y Pablo. No sé que tiene ese barco pero cuando monto yo siempre sale algo de madera de la buena. (Al Tean de la Banda, Os lo cedemos de por vida)

Aguelo que decias de muñequita linda? y ya van.... (A ver, por todo lo que cuentas, de muñeque no llegas ni a Linda. Lo tuyo son los garrotazos bruto y bestial y no el Tiki-Taka fino y delicado).

viernes, 20 de agosto de 2010

VUELTA DE VACACIONES

Se acabaron las vacaciones, o por lo menos gran parte de ellas, así que haber si quitamos la depresión contando batallitas y de paso animamos el Blog, que anda bastante parado.
Comentar previamente que la temporada continental ha sido discreta. Nos ha fastidiado los mejores cotos las riadas, pero en algún rinconcito (desechado por la mayoría) nos hemos divertido:

En el mar esta primavera las sierras se han dejado ver con asiduidad y hemos disfrutado mucho desde los kayaks y con los equipos ligeros:

Bueno, al turrón. Como viene siendo habitual el lugar de destino de las vacaciones familiares la costa levantina. Y entre el buen tiempo, la playa, el chiringuito y la buena mesa ….
…. algún ratito hemos sacado para pescar. La cosa anduvo floja. Anjovas solo aparecieron los primeros días y muy apáticas. No entraban a los señuelos ni a las moscas. Solo conseguimos engañar alguna lanzándoles algo muy distinto: WASABIS.
Los jureles siempre dan la cara y con ellos nos divertimos.

No hice muchas fotos, pero si intente sacar algún video para que se viera el proceso, aunque no era fácil acertar con el lance justo y grabar todo, teniendo en cuenta además que lo tenía que hacer todo yo. Por lo menos esta vez casi no me he cortado la cabeza, marca de la casa cuando me saco auto-fotos.
En este primer video se puede ver la recogida después de haber dejado profundizar la línea hasta los 8-10m. Aunque uso una línea de hundimiento rápido es un proceso lento, sobre todo si lo comparamos con light-jigging por ejemplo. Paciencia. El lance no tiene mucho misterio, solo hay que sacar entre 15-18m.
Como veis hay que darle caña (acabas con el brazo izquierdo molido). También puede valer una recogida a 2 manos, pero a mi me gusta más a una porque creo que la paradiña entre tirón y tirón es muy atractiva para los peces. En este caso el pez se soltó.

video

Y este otro de la parte final de una pequeña captura. Ya veis como pelean para el tamaño que tienen. Por cierto mi culo es bastante más pequeño jajaja. A media mañana se levanta esa ligera brisa marina: el famoso garbi. Hace bastante incómoda la pesca, pero a su vez activa bastante a los peces.

video
Lo más divertido es pescar sobre las saltaderas, pero este año no estaban por la labor así que ha tocado buscar zonas querenciosas y pescar prácticamente todo al agua. Se hace pesado porque son muchos lances sin premio, pero es lo que tocaba. La fama cuesta.
Y eso es todo. No ha habido grandes piezas, ni siquiera otras especies distintas como podrían ser serviolas o barracudas, pero hemos quitado el mono de sacar peces a mosca en el mar durante una temporada.
Ahora estamos retomando la pesca autóctona. Alguna pequeña va saliendo.

Seguiremos informando.

viernes, 23 de abril de 2010

PRUEBAS

El pequeño System II ya ha pasado la prueba. Después de un comienzo de temporada de lucios pésimo parace que se van animando. En la última salida salieron 4 en un par de horas. No muy grandes (todo hay que decirlo) pero muy divertidos a mosca y en superficie.


Impresionantes los ataques y ¡¡los fallos!!. Alguno se clavo a la 5ª.

Este en cambio no dio opción. Al primer toque al diver salió como un rayo de debajo de las ramas para comerselo. Buena pelea para ser un lucio y para su tamaño.

Que siga la racha y las pruebas.

miércoles, 24 de febrero de 2010

RESTYLING

Cuando los compras ya sabes que no son los top de la gama, pero dentro de tus limitaciones te parecen los mejores del mundo. Los miras y los remiras. Los tratas con cariño. Los limpias después de cada salida. Los engrasas.

El paso del tiempo es inexorable y después de las primeras rayas el trato ya no es el mismo. Tus ojos se empiezan a fijar en otros. Más bonitos. Más potentes. Más caros. La tentación es grande. Pero reflexionas y piensas: ¡¡Para que cojones me voy a gastar la pasta en un nuevo carrete si no pesco ni hostías!!

Así que te replanteas la situación. Aprovechas esos días que no puedes salir y decides darles un re-styling a tus viejas maquinas.

Los experimentos siempre con gaseosa, así que el primero que pasó por el quirófano fue un antiguo SYSTEM II que estaba olvidado en la caja de los trastos. Buen carrete, pero penalizado por no ser large arbour.

Este era el estado actual


Desmontaje, lijado de la pintura vieja y nuevo pintado. Para ello he utilizado pintura en spray para coches. Además he aprovechando que tenía una superficie importante que me ha prestaba para hacer un pequeño detalle. No se parece a lo que Abel hace con sus carretes usados (recomiendo echarles por lo menos un vistazo) pero un pueblo de sobra.


Además al volver a montarlo descubrí la manera de ajustar más el freno ya que prácticamente en el punto máximo no apretaba. Unas vueltas a una tuerca eran la solución. Pasará a ser el titular para aguas continentales.

Estado reformado


Una vez realizado el experimento, y en vista del éxito, me metí con los KOMA. Aquí ya no había tanto lugar para las florituras así que pintura pura y dura. El proceso:

Estado original

Lijado

Imprimación



Acabado

Las fotos son bastante malas y espero que luzcan mejor con luz natural y sobretodo junto a algún pececito. Lo más laborioso el lijado. Tanto agujerito lo complica mucho. La pintura en capas muy finas, para evitar chorretones. Y para el dibujito utilice una máscara hecha con el papel adhesivo transparente (ese de forrar los libros) que para copiar los dibujos es fenomenal pero que me dio problemas a la hora de despegarla.

Ahora toca probarlos y comprobar la durabilidad de los trabajos.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Al calorcillo del verano


Ayyyy!!!! ¿donde estará el verano? Ése calorcillo que tanto están echando en falta mis huesos. Hoy ha helado y ha hecho que fuera a recordar algunos buenos momentos que vivinos el pasado verano. Días afortunados en lo referente a la pesca. Recordandolos he dado con unas imágenes del amigo larguilucho (Danel).

Tenemos un "pseudopescador" que se define a sí mismo como "muñequita de oro" -¿quien será? jejejejejejejeje......- pero yo considero que ese calificativo debería de llevarlo éste otro al que me refiero arriba.

Se le da bien la pesca a fondo desde costa, a volatin, con paseantes, con minnows, con cucharas ondulantes, el jigging y hasta el "viniling". Su muñeca siempre encuentra el toque mágico que hay que dar al emplear una u otra técnica y la velocidad de movimiento que ése día prefieren los distintos depredadores que busca o buscamos.

El amigo que siempre tiene una sonrrisa en la boca toma dos de sus cañitas Tenryu, la Bull Dog de 2,10m con cw. de 10-45grs. y la Red Volution Super Shoot de 2,05m. con cw. de 20-45gr.. De una de sus muchas cajitas, echa mano de un par de vinilos y un par de cabezas plomadas. Los monta en sus cañas y, al timón de su embarcación, se lanza a rumbo desconocido. Según sale del puerto va analizando diversos factores que pueden influir en donde se pueda encontrar el pescado. Sondea el horizonte observando qué clase de vientos que soplan ésa jornada, el nivel de maréa, la altura e intensidad de las olas,...... y, como si una bombilla le iluminara, toma rápido la decisión de ir a una u otra zona.

Busca los bancos de peces pasto y, cuando los localiza, empieza su "festival de baile". Elige una de las dos cañas y lanza el vinilo al encuentro del depredador que descansa en el fondo, agazapado detrás de alguna roca, al azecho de que algún pececillo se despiste y le dé la oportunidad de comerselo.

Nada más que el señuelo toca fondo la muñeca le empieza a dar "ordenes". Explora una y otra vez las más profundas entrañas del fondo marino buscando "la pieza". ¡Claro! ¡El que la sigue la consigue! Y en ésto Danel se lleva la palma.

¡Toma Dentónnnnn!


Manoloooooooo....!! Ésa va por ti. Por lo de "muñequita de oro". Me parece que estaría mejor calificar a Manolo como "muñequita linda" ¿no? jejejejejejejejejeje......

Pero, después de aspirar fuertemente aire, después de unas cuantas carcajadas y tomar unas imágenes para el recuerdo, ya con más tranquilidad y con mejor "letra", sigue con su jornadita de pesca.

El tiempo pasa sin pausa y sin picadas pero él no se impacienta ni se desmoraliza. Él sigue lanzando sus vinilos, sigue explorando los fondos rocosos, si no hay movimiento busca otra zona y lo intenta de nuevo. Una y otra vez, tan solo se toma una pausita para dar un bocadito al bocata que llevamos o a la fruta.

Y el dentón se despista, muerde el engaño y, trás clavarsele el anzuelo, da una bonita pelea. Con éstas cañitas es una gozada.

Manolooooo.....! ahí te va otro. jejejejejejjeeje........


La jornada sigue y al final han sido tres los pescados. Un buen día que depara muy buenos recuerdos para contarselos a futuros nietos. Bueno, de momento solo hijos. No es bueno correr tanto ¿no?


No sé si es el calor de la estufa o es el relato pero ya he entrado en calor. Ahora es el estómago quien ha empezado a protestar y me voy a animarlo un poco.

Ciao


viernes, 29 de enero de 2010

Preparativos para la Navidad 2009


José "Cerrajas"

El pasado mes de diciembre, a mediados, Danel y yo nos juntamos con el amigo José "Cerrajas" para realizar una salidita de pesca al volatin o fondeada. Como objetivo principal eran las urtas para poder tener algo de pescado para comer en las Navidades que ya se nos echaban encima.

Quedamos en reunirnos en un bar y, despues de tomarmos un cortadito caliente, nos dirigimos a la embarcación. Repostamos y soltando amarras nos dirigimos hacia un punto que José tenía pensado ir desde hacía tiempo.

La mar estaba bastante agitada, con marejada, y las cachopas (borregitos) nos hicieron compañía durante toda la jornada de pesca. La temperatura tampoco era como para quitarse el anorak. Todo lo contrario. Gracias que salió el sol a media mañana y nos permitió sentir un suave calorcillo por nuestro cuerpo.

Como cebo llevabamos langostinos congelados, txipiron congelado y sardina. Cada uno de nosotros lo montaba según le viniera en gana. Por ejemplo, Danel quitaba el caparazón a los langostinos mientras que yo los encarnaba sin pelarlos, solo los descabezaba y le quitaba la colita.

Los aparejos los teníamos montados los tres igual, salvo alguna pequeña diferencia en el grosor del fluorocarbono de las gametas o el tamaño de los anzuelos. Un aparejo de los conocidos como pater noster de tres anzuelos. El primero (el de abajo) pegado al plomo del nº 4/0 (José utilizó un 5/0) y atado con fluorocarcono 0,47mm. de más o menos 90cm. de longitud.

El siguiente a 1m. más arriba del anterior, del número 3/0, atado tambien con fluorocarbono pero ésta vez de 0,43mm. y de unos 35 cm. de longitud. Y el tercero, el de más arriba, con el mismo grosor de fluorocarbono, misma longitud y misma talla de anzuelo.

Nada más llegar al punto José echó el ancha y lo enchanchó bien porque si no el viento no nos habría dejado pescar en el punto deseado.

Calamos los aparejos y no tardó mucho en picar la primera urta. La saqué yo y era de unos 3kilitos. Esto hizo que a Danel le empezaran a temblar sus largas piernas y es comprensible ya que apenas llevabamos dos lances y ya habíamos pescado una buena pieza.

La mañana discurrío bien. Se sucedieron las picadas pero de forma bastante esparcida. Conseguimos sacar 6 urtas de más de 2 kilos (la mayor de 4,3kg. que pescó Danel) y unas pocas capturas más que nos quedamos. Algunas cabrillas, dos o tres sargos y otras 2 o tras chopas. Otras muchas las devolvimos por ser demasiadas pequeñas de talla.


Danel

Al mediodía comimos algo y el pescado se fue a la siesta. Dejaron de picar por lo cuál cogimos el camino para casa. El frío ya había traspasado nuestras ropas y penetrado hasta los huesos. Despues de amarrar el barco y sacarnos unas cuantas fotos para tener un buen recuerdo de ése día, nos tomamos un buen café con leche caliente que nos devolvió la vida. Esta clase de jornadas hay que repetirlas, aunque me cueste otra fisura de costilla. jajajajajaja.


Santi

Por cierto, las dos que comimos en mi familia estaban ........... mmmmmmmm........ se me hace la boca agua. Mi familia me dijo que volviera a pescar más de éstas. ¡Como si se puediese pescarlas todos los días!

miércoles, 27 de enero de 2010

¿Rivolianas o Dumerilis?



Trás un larguísmo parentesis en la pesca debido a los malos tiempos que ha hecho, lesiones, navidades, etc... , el sábado, Miguel y yo decidimos echar unos lances para ver si nuestras queridas lubinas habían hecho acto de presencia. Llevaba unos cuantos meses que no iba por ellas y cualquier captura que hiciera de una de ellas, aún siendo pequeña, me alegraríaéste inicio de año.

Nuestro objeto era la pesca con vinilos y lo primero que hicimos al llegar al barco era preparar los aparejos y montar los vinilos. Nada más terminado, arrancamos hacia la zona elegida donde nos aguardaban unos amigos en otro barco y con las mismas intenciones que las nuestras.

Llegados al lugar, dimos unas cuantas vueltas para localizar los bancos de peces pasto, empezamos con los lances.

No sé si era porque llevaba mucho tiempo sin salir de pesca, o qué, pero los primeros lances que fectué todos eran defectuosos. Unas veces el hilo me daba vueltas en una anilla, en otras las rachas de viento frenaba el lance cayendo el señuelo a escasos metros del barco y en otras el hilo me daba una vuelta en la punta de la caña y pería un lance. Hasta terminé perdiendo un vinilo montado sobre una cabeza plomada por rotura del hilo por un enganchón del hilo en la anilla.

¡Que mal comienzo de jornada! -le dije a Miguel y éste asintió.

Seguro que ésto dará paso a algo bueno porque no se me pueden torcer tantas cosas tantas veces y en tan corto espacio de tiempo sin que luego sea compensado -le dije pensando que fuera verdad y que Neptuno nos compensase en forma de alguna buena captura.

Creo que el "gafe" lo tenía el vinilo que perdí porque fue perderlo, montar otro igual en otra cabeza plomada igual a la perdida y empezar a lanzar bien y a gozarla. Sí, si, a gozarla porque enseguida empezaron las picadas.

Primero fueron un par de picadas sin que llegaran a enganchar pero enseguida conseguí una buena. Tras el cachete, ver el tembleque de el pez imprimía a la puntera de la caña y como peleaba, vimos que se trataban de macareles. Bonitos y combatibos peces que nos pueden hacer disfrutar buenos momentos si los pescamos con equipos ligeros. Fueron uno, dos, tres, ...... no me acuerdo cuantos pero a cada lance le seguía una picada.

Miguel, al no tener ninguna picada, había cambiado su vinilo por un pequeño metal jig y con él comenzó a pescar uno detrás de otro. Entre los macareles había algún que otro hermoso chicharro (jurel) que nos picaban muy de vez en cuando y teníamos que echar mano de la sacadera para poderlos embarcar porque si no lo hacíamos así perdíamos todos por rotura del lábio. Conseguimos sacr un par de ellos antés de que nuestros amigos de la otra embarcación nos llamaran para que nos acercasemos a ellos. Pensamos que habían dado con las lubinas. Pero no, cuando nos acercamos a ellos comprobamos que habían dado con los mismos macareles que nosotros.

Segimos pescando cerca de ellos. Pensé en el Slug-go que tenía montado en mi Sakurita. Vi que peligraba por la voracidad con que los macareles lo atacaban y decidí cambiarlo por un Tamentai c/rosa (mi talisman).

El cambio de señuelo me deparó un nuevo y hermoso chicharro ¡Qué ricos están asaditos al horno y regados con un buen refrito! Ayyyyy! ¡se me hace la boca agua!

Había tanto macarel que nada más alcanzar el jig los 12m. de profundidad lo atacaban y se enganchaban solos. Esto sucedía una y otra vez y llega a ser hasta cansino. Pero fue en uno de los lances con el Tamentai, tras conseguir que cayera hasta el fondo y después de recuperarlo hasta medias aguas a base de tirones, tuve una buena picada y, trás ella, la peléa me dió otras sensaciones. Tiraba mucho más que cualquiera de lso macareles que habíamos sacado y su movimientos no eran tan electricos.

¿qué será? je, je, je, je, ......... enseguida me vino a la cabeza la imagen de una serviola. Sí, sí, algo me decía de que se trataba de una de ellas ya que tampoco sería la primera vez que conseguimos pescarlas. A Miguel le dije - Prepara el salabre porque ésto es un "limón". Aún no habíamos visto platarlo en el agua pero no cabía duda. La caña nunca la había visto tan curvada desde que conseguí la corvina de 10,5 kg. con ella.

Cuando salió a la superficie confirmo nuestros pronosticos. Era una bonita serviolita, la que publico en la cabecera. ¡Pena de que no consigamos dar con las de una talla más menudita! Pero como dice nuestro gran amigo Martín - "todo se andará". ¡Claro que sí! En ésta vida hay que ser optimista y seguiremos con la esperanza de dar con ellas.

Las picadas de macareles se sucedieron una trás otra hasta que en ésas estamos y Miguel me alerta de que lo que tiene enganchado no es macarel. Tira mucho más por lo que será otra ¿rivoliana? ¿o será dumerili? (todos los votos se incliman a que se tratan de rivolianas). ¡Efectivamente! Es la hermanita de la que he sacado un poco antés.

La mañana transcurrió sin más sobresaltos. Tan solo la que nos dispensaron unos cuantos pequeños delfines que creemos estaban comiendo cangrejos patalines como amarretako.

Nos casamos de los macareles y cambiamos de zona varias veces para ver si dabamos con alguna lubina pero no lo conseguimos. Solo dimos con unos cuantos chicharros más y ........ para casa.


Esta es otra serviolita pescada hace ya unos años por Oscar.
Una muestra de unas cuantas que pescamos.


lunes, 11 de enero de 2010

PESCA A MOSCA Y SEXO

Bueno ya que parece que he captado vuestra atención vamos a hacer como en los programas de la tele: hay que tragarse todo el programa para llegar a la exclusiva. Así que hasta final no se desvela el secreto.

El objeto principal de la entrada es comentar una corta serie de modelos o patrones probados en nuestras aguas. Los que escogería si no pudiese llevar más. Algunos han funcionado y otros por lo menos cumplen con una serie de requisitos para poder funcionar, como pueden ser la facilidad de lanzado, su visibilidad en el agua, su potencial atractivo, … Las esquivas lubinas hacen complicado hacer un análisis exhaustivo y coroborar datos. En fin, algo asi como una pequeña guía rápida que espero pueda despejar dudas a alguno.

Seguro que hay muchos más modelos que funcionan. En Google tecleando Saltwater Flies hay 240.000 enlaces. El catalogo es muy extenso y por lo tanto las dudas se multiplican. Yo monto casí todo lo que veo y que creo que puede funcionar. Es parte también de la diversión. A todas les doy su oportunidad pero reconozco que, como en otro tipo de técnicas, son pocos los patrones en los que confío plenamente. Si analizara las moscas por el tiempo que pasan en el agua 4 o 5 destacarían ampliamente sobre el resto, pero también reconozco que al mar voy siempre con 2 cajas repletas de ellas. Ya veis: consejos doy …

Los criterios básicos en que suelo fijarme para decidirme por un modelo u otro son: APARIENCIA, MOVILIDAD, LANZADO, SENCILLEZ y RESISTENCIA

APARIENCIA
La mosca tiene que parecerse a algo (pez, crustáceo, cefalópodo, …) que la lubina pueda reconocer. El perfil, la forma, la manera de moverse, … Los materiales artificiales son excelentes para conseguir los brillos de los peces.
Los colores llamativos serían una de las excepciones , pero aquí abordamos el aspecto agresivo de las lubinas.

MOVILIDAD
Aparte de asemejarse a algo tiene que parecer vivo. Aquí triunfan los materiales naturales como plumas, marabú, ….
En general para rompientes moscas con plumas y para aguas más tranquilas Clousers o poppers.

LANZADO
Estamos en un medio complicado, con viento, olas, rocas, y necesitamos moscas que sean fáciles de lanzar. Básicamente que sean ligeras y que no sus materiales no absorban excesiva agua. Muchas veces los peces están a nuestros pies, pero tenemos que tener la posibilidad de poner la mosca a 20 o 25 m.

SENCILLEZ
No me complico la vida con montajes laboriosos. Pocos materiales y pocos pasos de montaje.

RESISTENCIA
Lamentablemente nuestras moscas no las estropean las lubinas. Las rocas se encargan de ello, así que patrones que no se desmonten o rompan al de pocos lances o jornadas. No es agradable perder una mosca que te ha llevado 30 minutos en el torno.
Los montajes de plumas suelen llevarlo bien. Los Clousers sufren bastante en la zona de los ojos (se suelen girar) y los montaje de epoxy lo llevan fatal, por eso hace tiempo que su uso es testimonial. Desde embarcación mejor.
Anzuelos inoxidables de marcas reconocidas y de vez en cuando no esta de más reafilar las puntas.

Y estas mis titulares indiscutibles. No me voy a meter en describir paso a paso los montajes porque en la red se pueden encontrar fácilmente.

CLOUSER MINNOWS

La mosca polivalente. Es al mar lo que un tricoptero al río. Fácil de montar y manejar, y sobretodo muy efectiva.

Montaje
Habitualmente los monto en anzuelos del #1/0 y con ojos de cadena. Los pelos de bucktail vienen a dar un tamaño entre 8 a 10cm. Funcionan mucho mejor con poco material, que de aspecto de traslúcida.
Colores naturales pero el más efectivo, y con diferencia, el blanco/amarillo o blanco/chartreuse.

Uso
Este tipo de mosca la uso en aguas tranquilas o ligeramente movidas, ya que con más mar se quedan algo “cortas”.
Playas y rompientes sin mucha ola, espigones, rías... Pescando desde embarcación es otra habitual.
Necesita movimiento. Lo normal es una cadencia de tirones tranquila, pero si veo rechazos o seguimientos subo el ritmo.

SNAKE FLY

Montaje
Montada en un #2/0. Cabeza en pelo de ciervo, collar de marabú y cola de plumas con brillos de flashbou. La cabeza se puede también montar en lana de cordero pero coge más agua y es más difícil de lanzar.
Esta es una mosca voluminosa con un tamaño de unos 15cm. Y los colores como la anterior, naturales o llamativos.

Uso
El pelo de ciervo flota pero al ir usándola va cogiendo agua y se hunde ligeramente. La cabeza desplaza mucha agua al moverla y las plumas de la cola dan mucho movimiento, incluso en parado.
Es buena para agua más movidas, lanzándola entre serie y serie de olas y pegándola tirones cortos pero dejándola también quieta para que el aspecto natural y el movimiento de las plumas y el marabú trabajen solos.
A pesar de su aspecto es una de las más duras, que aguanta bastante bien el uso y los golpes. Algún ojo suelen perder, pero nada grave que un momento en el torno no repare.

SPARSE HALLOW


En realidad es una mezcla entre el patrón de montaje de las SPARSE HALLOW (con el bucktail rebatido hacía atrás) y las SLOOPY DROOPY que llevan plumas. Incluso algo de las FLATWINGS.
Con este patrón lo que se consigue es una mosca con mucho volumen pero poco material y por lo tanto poco peso para lanzarla cómodamente.

Montaje
Anzuelos del #1/0 al #4/0. El truco es utilizar el mínimo material para dar el máximo volumen. Las SPARSE andan por debajo de los 15cm, mientras que las de pluma las hago entre los 15 y 20cm.

Uso
Es un estado intermedio entre las dos anteriores y las uso donde necesito que la mosca se haga notar pero que a su vez sea fácil de lanzar. Mojada y en el aire se compacta, con lo que se consigue lanzar bien, pero en el agua se vuelve a abrir, dando ese aspecto de volumen que necesitamos.
Es la mosca que más uso en las rompientes y lo mismo que la anterior funciona también dejándola quieta de vez en cuando.

POPPERS

Otros clásicos muy pescadores y sobretodo espectaculares. Si hay opciones es lo primero que pongo.

Montaje
Cilindro de foam (suministrados por el amigo Abra) y cola de bucktail con algún brillo. Un Banger clásico, pero pegado a la tija. Lo podemos complicar con forros brillantes, plumas, … pero los peces no creo que agradezcan el trabajo extra. Eso si, siempre con ojos pintados. Manías.
Suelo hacer un tamaño grande en anzuelos #3/0 y otro mediano con un cilindro más fino y un anzuelo de tija larga del #1/0. Y para las minis de las rías uno de 5cm en el #2.
El tamaño y grosor viene marcado por la longitud de la tija, de tal manera que no tapemos la zona de la curva y compliquemos el clavado.

Uso
Evidentemente mejor aguas tranquilas o poco movidas. Recogidas las que queramos: rápidas, lentas, alternadas, …
Los finos funcionan bien al hacerlos deslizar por la superficie con un tirón constante y prolongado, incluso recogiéndolos a dos manos para crear una estela.
Se pueden usar también con líneas intermedias. Estas tiran del popper hacía abajo y los taponazos son más potentes. De todas maneras, y aunque parezca increíble, estos cilindros de foam de 12 o 15 mm salpican y hacen bastante ruido.

Y estas otras algunas a las que suelo dar oportunidades a menudo:

MARABU + PLUMA
Un patrón para los tarpones que tiene mucho movimiento en el agua. Muy fácil de montar. Si ponemos ojos pasaría por un pez pero sin ellos puede ser un txipi.

KRISTAL CHENILLE + PLUMA
Una de las habituales hace unos años que he dejado de usar por las Sparse. Aún así algún rato la suelo poner.

GURGLER
Alternativa a los poppers. Mucho más discreta, la uso cuando los poppers parecen asustar a las lubinas y estas no se atreven a atacarlos. Para aguas calmas haciéndola deslizar por la superficie.


Y eso es todo. Vuelvo a repetir que esta selección es fruto de mi experiencia y en mi limitada zona de pesca, por lo que evidentemente puede cambiar radicalmente para otros pescadores. Por eso animo a los que lo intenten a que hagan también sus propias pruebas. Los triunfos se valoran más si nos ha tocado recorrer un camino, con sus piedras y también sus pequeños atajos, pero olvidémonos de las “autopistas”. Estamos en la sociedad del "aquí y ahora". Del “como, donde, cuando y con que” en el que se pierde el valor de la búsqueda.

Bueno, si habéis llegado hasta aquí esperando algún comentario relacionado con el titulo es que realmente estáis muy salidos jajaja.

Evitemos que a la pesca a mosca en el mar le pase como al sexo, que es algo de lo que se habla mucho pero se practica poco.
Asi que ya sabéis: A PRACTICAR. Lo uno y lo otro, que hay tiempo pá tó.

Atún Rojo

Atún Rojo
Imagen capturada por Miguel