Seguidores

martes, 3 de abril de 2012

PRIMAVERA, TIEMPO DE ABADEJOS

Miguel me envía este artículo para que lo publique.

La semana pasada hizo muy buen tiempo, y en ausencia de viento y ola, estaba perfecto para salir a jiggear a unas millas de la costa. El mar estaba tan en calma que en lugar de montar la caña de jigging ligero me puse con la Smith Dragonbait Seabass (una caña de acción de lance 7-40 y jigs hasta 80 gramos) y un stradic 3000 con trenzado de 15 libras y bajo de 0,37.

Con la ayuda de la sonda y el plotter, me situé en un punto conocido , paré y puse un vinilo con cabeza plomada de 75 gramos, y empecé a derivar muy lentamente, el barco apenas se movía. Tras una primera deriva, me moví de sitio, cambié el señuelo y puse un Inchiku de 80 gramos, y vuelta a empezar. Nada de nada.

En la cuarta deriva, volví a cambiar de señuelo, en esta ocasión un Searock de 80 gramos. A los 15 minutos de esta cuarta deriva, ¡picada! El pez tira hacia el fondo con fuerza, saca unos 10 metros de línea con el freno bastante apretado, se para y empiezo a cobrarlo, pero tras levantar unos 15 metros mete otro arreón hacia abajo, se para, otra vez para arriba, otro arreón, ya se va cansando... Los últimos 20 metros el pez deja de pelear y al final aparece a flote, es un hermoso abadejo de 5,490 kilos. Es el primer (y espero que no el último) abadejo grande que pesco.

Al muñequita de oro le digo que la Dragonbait SÍ sirve para pescar a más de 30 metros de fondo (como NEGABA él una y otra vez).

Caña:
Smith Dragonbait Seabass
Carrete: Shimano Stradic 3000
Señuelo: Searock

Atún Rojo

Atún Rojo
Imagen capturada por Miguel