Seguidores

martes, 3 de abril de 2012

PRIMAVERA, TIEMPO DE ABADEJOS

Miguel me envía este artículo para que lo publique.

La semana pasada hizo muy buen tiempo, y en ausencia de viento y ola, estaba perfecto para salir a jiggear a unas millas de la costa. El mar estaba tan en calma que en lugar de montar la caña de jigging ligero me puse con la Smith Dragonbait Seabass (una caña de acción de lance 7-40 y jigs hasta 80 gramos) y un stradic 3000 con trenzado de 15 libras y bajo de 0,37.

Con la ayuda de la sonda y el plotter, me situé en un punto conocido , paré y puse un vinilo con cabeza plomada de 75 gramos, y empecé a derivar muy lentamente, el barco apenas se movía. Tras una primera deriva, me moví de sitio, cambié el señuelo y puse un Inchiku de 80 gramos, y vuelta a empezar. Nada de nada.

En la cuarta deriva, volví a cambiar de señuelo, en esta ocasión un Searock de 80 gramos. A los 15 minutos de esta cuarta deriva, ¡picada! El pez tira hacia el fondo con fuerza, saca unos 10 metros de línea con el freno bastante apretado, se para y empiezo a cobrarlo, pero tras levantar unos 15 metros mete otro arreón hacia abajo, se para, otra vez para arriba, otro arreón, ya se va cansando... Los últimos 20 metros el pez deja de pelear y al final aparece a flote, es un hermoso abadejo de 5,490 kilos. Es el primer (y espero que no el último) abadejo grande que pesco.

Al muñequita de oro le digo que la Dragonbait SÍ sirve para pescar a más de 30 metros de fondo (como NEGABA él una y otra vez).

Caña:
Smith Dragonbait Seabass
Carrete: Shimano Stradic 3000
Señuelo: Searock

jueves, 22 de marzo de 2012

HAY QUE SABER METERLA


Texto enviado por Manolo:

En fin, como ya sabeis el aguelete sigue queriendo guerra conmigo, el pobre no sabe que de momento conmigo no puede, pero es de agradecer el intento, el sabado me mando un msm con una lubi de unos 2 kilitos (la próxima no te digo ni envío nada. Ya sabes, por la guerra). Despues le llame para saber que tal habia ido la jornada. Me dijo que saco otra kilera.

Pense que el domingo sería el dia para salir a por ellas, asi es que el domingo me levanto a la mañana para ver la salida de la F1 y luego para ir al pedrero, peeeero cuando le dije al "alto mando" que me iba, respondió que no se encontraba bien.

Asi que a fichar... tampoco es que tenia muchas ganas (excusas. Y éso que eres de los que saben cuando ir con solo mirar el parte marítimo, altura de olas, velocidad del viento, altura de la marea, temperatura, ......)... A eso de las 12 del mediodia me llega un mensaje con un bonito ejemplar pescado por Danel... el aguelo de esas ya no saca jejeje... (ya vemos todas las que sacas tu). Me entró el gusanillo pensé que la tarde seria el momento. Al de poco, me acerqué a casa del cuñau y le dije que me iba a percar y si quería venir. Su respuesta fue que se encontraba mal, que no venia y, además, que habia unos 4m de ola.

Más tarde le llame a Abi para ver si éste se animaba a venir y ......... éste tampoco. ¡Mierda! yo que queria un ganchero... En fin, para las 3:30pm ya estaba en el pedrero. Tal y como estaba el tema era dia para vinilos con cabeza decente (claro, después de ver con que las han pescados los del equipo ... así cualquiera jejejejejeje.....) y como solo tenia uno (ahhhh! te faltaban todas las del equipo ¿no?) pues no habia mas remedio, a jugarmela con el...

Dejo mi caco telecopico de 4m cerca mio para, por si acaso, y empiezo a lanzar. Con el viento de cara, sumando las olas, el tema estaba xungo, xungo, xungo ....... Me muevo unos 20m para que el viento me de de costado y atras, en ese sitio mas comodo, despues de media horita, siento un paron seco en la caña, clavo, y ... ¡jodeeeeeeeeeeeeeeeeer! ..... hacia mucho tiempo que no sentia una al final de la linea. Enseguida esta bajo mis pies, eso si a unos 4 metros de altura... da igual... tengo gancho... uno que va preparado... ostiaaaaaaaaaaaa si el gancho esta a 20m de donde estoy!!!!!!!!!!!! bueno intentare llevar la pieza hacia donde esta el gancho... imposible ya se me habia enrocado y sentia la linea tocando las rocas.

Estuve unos 10 min intentando liberarla de un saliente mientras que la lubina subia y bajaba a merced a las olas. En ésos momentos daba la batalla por perdida. Pero pense... "no hay gloria sin riesgo"... habra que subirla a pulso... No habia más... Quise subirla a un saliente con la ayuda de las olas y a la cuarta ola lo consegui. Dejo la caña en el suelo, cojo el trenzau y ............ "parriba" poco a poco, suavemente. Cuando llegué al nudo, al uni to uni -que pedaso de nudo- ... o sera el unico que se hacer... (aguelo te la he quitado de la boca eeeeee? (Aún así, no me creo que el nudo lo hayas hecho tu) ). Medio metro mas arriba y la pillo con la mano, buuuuuuuuuaaaaaaaaa la que le espera al aguelo, esta es la pesca que me mola (claro, te la dejamos a "güevo". Diciendote la zona, señuelos, etc..... y encima tratas de vacilarme ....... la próxima te vacilaré yo jajajajajajajaja......), cuando 2 tios pescan a la mañana y luego voy a la tarde y pillo la que se les a olvidado (olvidado no sino que las dejamos para que no entres en depresión, juas, juas, juas, juas.......) ooooo la que no han sabido engañar, agueloooooooooo lance largo, y recogida lineal, this is the cuestion...

Una vez en seco, no podia dejar la oportunidad de hacer la llamadita pertinente con la noticia... me encanta que los planes salgan bien!!!!!!!!!!!! bueno tampoco es para tirar cohetes tenia 66 cm, y 3 kilitos de peso (joder! cuando llamaste era mucha más gorda. Sobre los 4 kilos, me dijiste. Ya me gustaría saber cuanto de más pesa la bascula donde la pesaste jejejejejej......), un macho, fuertote y gordote, pero es que el aguelo de esas ni las huele desde hace años...jojojo



Caña: Sakura Shukan 15-40
Carrete: Shimano Twim Power 5000 FA
Bajo :0,40
Vinilo: pa variar... Rolling Shad verde con cabeza Big Hammer de 40 gr

domingo, 18 de marzo de 2012

CUIDADO CON LA BILIRRUBINA .... NO ES RECOMENDABLE SI SUBE MUY RAPIDO

Tal como sucedió ayer, me he levantado de la cama a las 7:00am, tranquilamente, sin ninguna prisa. Trás echar una miradita a la mar no lo he pensado dos veces y he decidido salir de pesca. Pero lo primero es desayunar como Dios manda y luego pensar donde ir.

Decidido el lugar y con la tripa engañada, pongo rumbo a lo desconocido. Llego y ....... primera sorpresa de la jornada. Allí está mi amigo Danel dandole duro. La mar está más brava que ayer. Las olas pegan con más fuerza y la espuma abunda por doquier. El "txokito" del "muñeca de oro" está como en sus mejores días.

Llego hasta donde ésta Danel, le saludo y unas breves palabras. Danel no es de los que visitan estos parajes. Él es más de ir por los que tiene cerquita de casa. Me dice que lleva una horita dandole duro y no había tenido ninguna picada. Lo paso indicación de los mejores micropuntos de ésa zona, aunque no hacía falta que lo hiciera porque él ya había dado con un par de ellos, los mejores, en un par de salidas realizadas allí.

Volvimos a recorrer éstos puestos durante hora y media más sin resultado alguno. Era como para no creerlo. Las condiciones eran tan propicias y las lubinas estaban ausentes.

Decidimos cambiar de zona y como él estaba deseoso de conocer una en concreto (zona que él nunca había pescado y desconocía por donde se accedía) nos dirigimos allí.

Llegados al lugar, él elige un vinilo para intentar engañar a las resabiadas "reinas" que por allí pasean. Yo, en cambio, elijo un Bolo gallego. El elige un puesto y yo otro a unos 50metros de él.

Primer lance, nada. Segundo lance y ............. ¡Sorpresa! No es la tradicional lubina común sino se trata de su prima hermana la Baila. Esta bonita baila de 41cm no pudo resistir a los encantos del Bolo.


Mientras la ponía en tierra, Danel se había acercado hasta mi posición y mientras yo sacaba un par de fotitos a la baila lanzó su vinilo al agua. Un par de tironcitos de la caña con sus respectivas vueltas de manivela del carrete hicieron que otra lubina no se resistiera a los encantos del vinilo. Picada y clavada. Danel la acerca a la costa pero una ola traicionera la levanta metro y medio arriba y se suelta. Una pena. Le calcula como de 1,5kg. Pero ..... bueno ....... hay que seguir intentandolo.

Seguimos lanzando codo con codo y no pasan 10 minutos cuando Danel tiene otra picada y , ésta vez, lo resuelve sin ningún contratiempo ni problemas. Se trata de una de 1,73kg.



Yo cambio el Bolo por un Bucktail jig y con él estaba cuando tengo picada, dos, tres cabezadas y se suelta. ¡Mierda!

Lance trás lance pasa el tiempo sin más picadas. Danel decide situarse en el puesto en el que se había puesto nada más llegar al pedrero. Lugar en el que apenas había estado 5 minutos. Y fueron cinco minutos los que le basto para seducir a otra hermosa lubina con su vinilo. Esta vez la presa era mucho más seria. Nos dió más de un problema sacarla a tierra pero Danel es mucho Danel y la sacó. Pesaba 4,85kg.

Veinte minutos más y decidimos dejarlo par aotra vez. Nuestras familias tambien se merecen que las atendamos y no sea siempre la pesca la que obtenga nuestros favores.

Bueno, antés de emprender camino a casa le mandé un msm a Manolo "muñeca de oro" con la información pesqueril de la jornada. Le he puesto los dientes largos y ....... según sus últimas noticias...... ha salido de pesca por la tarde y .......... por fin ha roto el maleficio. Pero, como en la mayoría de las veces .............. se la hemos puesto "a güevo". Tan solo nos faltaba lanzarle nosotros sus señuelos y pasarle, luego, la caña.

Cañas: Tenryu Red Dragón Expres y tenryu Ultimate One
Carretes: Shimano Stella FA 5000 y Shimano Twin Power FA 4000
Señuelos: Savagegear Sand Eel y Bolo gallego.

Agur.

sábado, 17 de marzo de 2012

A DESPEREZARSE TOCA


Holaaaaaaaaaaaa!!!!

¿Hay alguien por aquí?

Bueno, despues de tanto tiempo sería extraño que lo hubiese. Pero, bueno..... ¡qué se le va hacer! Seguro que alguno pronto se conectará nuevamente.

Y yo ¿qué? ¿por donde he andado últimamente?. Nada. Que he tenido que cambiar de trabajo y ahora tengo muchísimo menos tiempo libre que antés. Aparte, creo que a medida que mi edad avanza hace crecer en mi la vagueza para salir de pesca en los contaditos días libres que tengo. Ayyyyyyy!!!!!!!!! (suspiro).

En lo que va de año llevo 3 salidas de pesca. Dos a por lúlus a la costa y una emcarcado a por pantximikis (chopas). Las tres han sido fructiferas ya que la primera salidita que hice, allá por enero, a "mis pedreros" preferidos saqué una solitaria lubinilla de apenas 38cm., que me hizo una ilusión enorme por el tiempo que llevaba sin salir de pesca.

La salidita a por pantximikis me brindó la captura de un bonito pargo de un peso aproximado de 1,5kg. (no lo llegué a pesar), y un frenesí en cuanto a capturas de caballas a light jigging. Nos quedamos con alguna que otra pero la inmensa mayoría de ellas volvieron a nadar junto a sus "amiguitos". Los pantximikis brillaron por su ausencia y los verdeles, bien preparados y condimentados, tambien hacen las delicias de adultos y niños.

Pero llegados hasta aquí, ayer decidí que hoy tenía que salir de pesca a alguno de mis "cotitos" de la costa. Y cuando ha sonado el despertador, me he desperezado y me he dirigido a la ventana del salón de mi casa desde donde veo la mar. Como no tenía prisa, puse el despertador a las 7:00am y para ésa hora ya hay la suficiente luz como para divisar en qué condiciones marítimas nos las tenemos que jugar. La mar estaba como un plato. Calma chicha tan solo rota por las dos o tres olas más grandotas de las tipicas séries que dejan espuma en los 5 metros pegados a la costa pero no más de los 20 segundos. Visto ésto, me entra una gran vagueza y me vuelvo para la cama. Pienso que mañana puede haber mejor día para la pesca de mis queridas "reinas" y pospongo la salida. Pongo la radio y me pongo al día con las noticias. Estoy en ésas y a éso de las 8:00am oígo los pronosticos del tiempo que predicen un cambio repentino del tiempo para ésta misma tarde. El vientecillo flojo de componete Sur dará paso a vientos moderados de componente Noroeste y que las lluvias serán frecuentes y de caracter moderado. ¡joder! A que se me va a fastidiar la salida de mañana.

Nada. Hago un pequeño esfurzo y ........ para arriba. Me pongo el traje de faena, desayuno y sin prisa alguna me dirijo a uno de mis "txokitos". ¡me cag...! Está ocupado. Me vuelvo para el coche y hacia otro lado.

En el segundo tengo más suerte. No hay nadie. Bajo al pedrero y empiezo la sesión de lances. Veo que el agua está transparente como la de una piscina. Tan solo las olitas (no mas de 1,5m de altura) de las seríes dejan algo de espuma y es allí donde van dirigidos mis lances.

En ésas estoy cuando, al decimo segundo lance, un lance paralelo a la costa y arrimandolo mucho a ella, siento la cacudida de una picada. Sin problema alguno la dejo en seco en un plist plast. No se trata de un gran pieza pero mi cuerpo es sacudido por una subida de la adrenalina. ¡Ahi va! ¡Si aún existen! Se trata de una kilera (950grs exactos) de 46cm. de longitud.



Con ésta captura ya estoy contento para todo un mes pero ..... por si acaso suena la flauta, yo sigo con los lances. Estou en ésa zona una horita y viendo que no tenía más picada me voy para otro sitio. Cojo el coche y en ruta. Paro en otro de mis sitios preferidos, miro desde un rincón por el que puedo ver la roca buena. Esta ocupada por un sarguero. Otra vez para el coche y a proseguir el camino. ¡Ya está! Paro, me bajo y con cierta desgana me dirijo al "micropunto" elegido.

Cuando apenas me quedan una veintena de metros para llegar al pedrero veo que todo ha cambiado. No lo visitaba desde hace más de 8 meses y los temporales del invierno han movido numerosas rocas. Algunas que estabn en el agua las ha levantado hasta casi dejarlas en seco. Otras, que se situaban en lo alto de la ladera, justo donde empiezan los pinares, estaban tocando agua. ¡Joder, vaya masacre!

Rebobino un poco, me situo en una "nueva" roca que mejora mi micropunto y empiezo la sesión. Lance para aquí, lance para allá. Uno para mar abierto otro arrimadito a la costa. Estoy así cuantos minutos cuando ...... Plashhhhhhhh! .......... Uyyyyyyy!! ............ ¿qué es ésto? ........ ¿roca o pez? ........ jajajajaja ....... uno, dos, trés y cuatro cabezadas me indican que no se trata de roca sino de pez y, por como las ha dado, de un pez digamos sério. No, no se trata de la típica lubineta o de una kilera. El hilo empieza a salir y el freno canta la canción que tanto nos gusta oir a todos. El pez se dirije hacia mar abierto y no se lo impido. Es más, a mi me viene de perlas para poder situarme tres rocas grandes más a la derecha y así tener un lugar por donde sacarla facilmente. Un par de carreritas que las aguanto sin ningún problema y con la ayudita de la "serie de olas" la pongo en zona segura.

Bien, se trata de un hermosa lubina de 62cm. y 2,2kg. Me he venido arriba y .......... ¡quiero más! ....... tengo mono de ellas.




Caña: Tenryu Ultimate One
Carrete: Shimano Twin Power FA 4000
Seluelo: Tide Minnow 90S

He seguido los lances durante media hora más sin resultado. Me he dado por satisfecho y ......... ¡mañana será otro día!. Hoy me siento feliz y Manolito sigue sin verlas juas juas juas juas.........

Agur.

martes, 5 de abril de 2011

EL GOBIERNO REGULA LA PESCA RECREATIVA

Aquí lo tenéis. Recien salido de la cazuela. No soluciona nada y nos complica más la práctica de nuestra más querida afición.

Real Decreto 347/2011




viernes, 10 de diciembre de 2010

Táctica y técnica II

Seguimos:

Lance. Ya instalados en la postura seguimos sin prisas. He leído a pescadores que lanzan muy pocas veces, incluso a lo largo de una jornada no más de 20 lances. Mi paciencia es más escasa, pero si que es verdad que tampoco es cuestión de lanzar a lo loco. Los primeros lances son los más importantes. Hay que prepararlos y ejecutarlos correctamente si no queremos perder oportunidades.


Otra diferencia con el río es que no vamos sacando línea mientras hacemos falsos lances. Ahora, antes de lanzar, sacamos los metros de línea que vamos a usar. Es mejor empezar en corto e ir añadiendo en sucesivos lances. Para que lo veáis, antes del primer lance saco línea y la dejo en el suelo. Seguidamente la meto en la cesta empezando, importante, por la parte más cercana al carrete. Esto evita enredos al salir después ordenada, primero la cabeza y después el running. Una vez hecho esto …. ¡al turrón!.

Lo dicho, al principio lances cortos para prospectar las zonas cercanas, justo detrás de la rompiente. Cuando quiero llegar más lejos, con la línea recién lanzada y antes de empezar a recoger, saco los metros necesarios y los deposito en la cesta para ganarlos en el siguiente lance. No muchos (2 o 3) por lo que he contado antes de los enredos.

Minimizar los falsos lances. Vuelvo a recordar que no estamos en el río con una caña del #4 y una mosca microscópica. No podemos estar abanicando la caña toda la mañana. Truco: aprovechar el agua para cargar la caña. Sería la primera parte de una doble tracción. Los últimos 6 o 7 metros de la recogida suelen ser improductivos (ojo, no siempre) porque nos quedamos sin agua, así que los usamos para empezar el lance trasero. La resistencia del agua nos ayudará a cargar la caña. En el lance trasero deslizaremos un par de metros más para sacar toda la cabeza lanzadora y ejecutaremos el segundo golpe de tracción. Suficiente para un lance más que decente.

Esta técnica viene muy bien en lugares que tengamos obstáculos detrás, generalmente acantilados o rocas. Aprovechar también que generalmente estamos algo elevados para hacer un lance oblicuo, es decir, en el trasero “apuntar” algo hacía arriba. Ganaremos algún metro más y golpearemos menos moscas.

Otra alternativa para estas situaciones pueden ser los lances rodados, como arranque o directamente como lance final.

Si vamos a lanzar más largo, o vemos que no estamos convencidos que con lo anterior tengamos bien cargada la caña, con otro falso lance debería ser suficiente. Ya depende de la habilidad de cada uno y de las circunstancias del lugar, pero recordad que los peces están en el agua y no en el aire.


Movimiento. Cuando cambio de postura, salvo que me mueva unos pocos metros, y aunque es un coñazo es mejor recoger toda la línea en el carrete y poner la cesta en la parte trasera.
Por dos motivos. Seguridad, ya que andar con la cesta por delante, sobre superficies irregulares, es cuando menos arriesgado. Y segundo, porque al movernos con la línea dentro de la cesta acabará cruzándose y en el siguiente lance tendremos seguramente un lío (bastante más coñazo).

Clavado. No tiene mucho misterio porque habitualmente se clavan solas. La apariencia real de la mosca y sobretodo la naturaleza blanda de sus materiales harán que en bastante ocasiones esta acabe bastante profunda en su boca. Con aguas claras o moscas de superficie se llega a ver al pez y como coge la mosca, pero normalmente se nota un parón o enganchón. Para asegurar el clavado, al tener la línea entre los dedos, tiraremos de ella. La tensión será mayor y el clavado más efectivo que solo con la caña, que seguramente por instinto también levantaremos.


Pelea. Proporcionalmente tiran más que a spinning. Porque pueden cerrar la boca, porque el equipo es más ligero, por lo que sea, pero tiran más. Aconsejo pelear con el carrete. De esta manera se libera la cesta de línea y la podemos colocarla a la espalda. Esto nos da mejor control del pez y ante todo seguridad si tenemos que movernos por las piedras durante la pelea.

El problema viene con la línea que normalmente ya hemos recogido antes de enganchar el pez y que tenemos en la cesta. Lo mejor es que el pez se la lleve, controlando su salida con los dedos contra la empuñadura, hasta que vacíe la cesta y podamos usar el carrete. Pero si la zona es complicada, con rocas donde se pueda enganchar o rozar, pararemos la salida ejerciendo más presión con los dedos y aprovechando los parones para bobinar. Cuando consigamos tener toda la línea recogida ya podemos empezar a actuar con el carrete. Con el freno como arma principal y con la palma de la mano en los momentos que queramos más control. Cuidado con los golpes de la manivela, ya que al estar fija a la bobina gira con ella.


Para sacar el pez del agua, una vez cansado, lo más práctico es vararlo en la orilla para no forzar el equipo.

Bueno y eso ha sido todo el rollo. No me queda más que desear a los que lo intenten buenos golpes de manivela.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Táctica y técnica I

Algunas notas de cómo planteo tácticamente una salida a mosca en el mar, y diversas soluciones técnicas a los problemas que surgen en la orilla.
Previos. Equipamiento mínimo y ligero. Bastante incómodo es andar por las rocas haciendo el cabra como para tener que cargar con trastos. Lo imprescindible:
  • Vadeador, mejor transpirable para moverte con más libertad, con suelas de fieltro para los resbalones y bota integrada para evitar la molesta arena.
  • Chubasquero, que no hace falta que llueva para mojarte.
  • La caña y carrete, es evidente.
  • Cesta devanadora, imprescindible en zonas rocosas. Posiblemente en playas o sitios más llanos se puede evitar, pero aconsejo también su uso.
  • Una bolsa/bandolera/mochila/riñonera o recipiente donde llevar la caja de moscas, un par de bobinas de monofilamento y una navaja/tijera.
  • Por seguridad el móvil y para inmortalizar momentos la cámara o el propio móvil.

Hace tiempo que deje de llevar bobinas de repuesto para la línea. Antes de bajar al pedrero compruebo las condiciones con las que me voy a encontrar y elijo la línea: flotante o intermedia.
Flotante si está bastante parado, que me va a dejar pescar la mayor parte del tiempo con moscas de superficie, y la intermedia si hay algo más de mar. Con estas últimas se evita bastante mejor el arrastre de las olas, cargan la caña más rápido y deslizan mejor para lances largos. Además siguen permitiendo usar moscas flotantes.
Las hundidas rara vez porque habitualmente se necesitan zonas de bastante calado para usarlas, así que las dejo para pescar desde embarcación donde tienen más opciones.

He dicho caja de moscas porque no hace mucho eran “cajas”. Defecto profesional del río y las truchas, pero en el mar no tiene mucho sentido cargar con 100 moscas cuando vas a usar, a lo sumo, media docena. Con las de confianza, que cubran superficie y hundidas, unas grandes y otras más pequeñas y en varios colores suficiente. Una caja. Incluso a veces media docena de moscas en el bolsillo del vadeador son suficientes para jornadas cortas.

Postura. Una vez abajo sin prisa. Seleccionar el punto de lance pensando en que podamos dar con los peces pero sin olvidar la seguridad. Hay que tener en cuenta que tenemos que acercarnos bastante más que a spinning y las retiradas son más complicadas. Dejar pasar algunas olas antes de posicionarnos para ver que pasa. Este tiempo se puede aprovechar para revisar el equipo, el bajo, poner los pelos de la mosca en su sitio y empezar a pensar donde la queremos poner. También es importante que la postura nos permita el lance con cierta comodidad y que, en el maravilloso caso que enganchemos un pez, tengamos opción de sacarlo. Una caña de mosca ni arrastra ni levanta como una de spinning.

Bueno, otro día más, de como lanzar, clavar y pelear bonitas lubinas.

jueves, 26 de agosto de 2010

Las cosas son como son


Como me está dando tanto la lata, le gusta tanto lo de "restregar" sus capturas en los morros de su tan querido "equipo", el que tantas veces le ha sacado de más de un apuro, no h etenido más remedio que publicar la capturilla del amigo Manolo.

Es una captura de hace un mes pero no os imagináis lo que uno tiene que aguantar cuando el afortunado que ha conseguido la captura es el "Muñequita linda". ¡Joder! No se lo deséo ni al peor de mis enemigos. Ah! Cuando la captura la consigue otro que no es él, da igual, ya que vuelve a recordar aquella captura que consiguío cuando Adam acababa de conocer a Eva y juntos se disponían a moder la manzana. Eso sí, como los años no pasan en vano, las capturas de él crecen y cogen peso a lo largo del tiempo.

Bueno, la cosa es que salimos los dos con la intención de tentar corvinas. Teníamos puesto el ojo en una zona pero primero pasamos por otros "micropuntos" en previsión de que el terral que sopla al amanecer en el objetivo principal no nos iba a permitir pescar cómodos.

Las sucesivas paradas que hicimos en los puntos elegidos no fueron fructiferas. La sonda no mostraba que hubiese los habituales bancos de peces pasto de los que se alimentan tanto lubinas como corvinas y que suelen ser señal de posibles capturas. Salvo en una de ellas en que localizamos bonitas manchas de pescado (provamos y el saldo fue negativo), en las demás, la sonda se mostraba limpia.

Llegada una hora, al comprobar que el viento había amainado, nos dirigimos al lugar donde hemos pescado alguna que otra corvina, presa que teníamos en el punto de mira ése día.

Realizamos una deriva y no obtuvimos picada. La siguiente la realizamos pasando a unos cuantos metros de la primera, tratando de localizar a las presas. La sonda no marcaba nada pero ........... En ésta zona suelen permanecer apostadas y, a veces, hemos conseguido capturas sin que la sonda marcara nada.

Estamos en la labor cuando en uno de los lances que hizo Manolo, nada más torcar su vinilo el fondo y dar el primer tirón, notó un peso no lógico al que tiene el señuelo. Hasta le pareció sentir unos cabezaros débiles.

No dió ni cachete ni nada que se parezca y, tan solo, reaccionó recuperando hilo a un ritmo más bien lento. En su mente tenía la imagen de un pulpo, sépia, calamar, o .......¡quien sabe! algún "pez piedra" como le ha sucedido capturar alguna vez.

Al rato, vimos aparecer en superficie una Itxaskabra (Cabracho, Cabrarroca, Escorpora.....). Venía con la boca cerrada y cuando la abrió, el señuelo salió de sus fauces y desapareció en las profundidades.

A Manolo le ví con cara de pocos amigos y, tratando de engañarlo otra vez (éste se crée que todos los animales son como él jejejeje....), dejó caer nuevamente el señuelo para el fondo sin tan siquiera haberlo subido a bordo y lanzalo a otra zona como en él es habitual.

Pero, en ocasiones, las cosas son como son y hay que tomarlas tal como vienen. El Rolling Shad de Manolo tocó fondo, éste dió un primer tirón y ..................... ¡Zassssssss! ............ ya estaba nuevamente en estado de frenesí.

Los primeros segundo fueron de incertidumbre. ¿Qué Manolo? ¿Es grande o pequeña?. Y él me contesta con un num sé. Como no sabe yo sigo con mi lance y al poco lrato le oígo decir, con una voz más bien nerviosita que calma, Santi, Saca el salabre que es grande. Y yo, a recoger hilo a toda caña para correr a sacar el salabre.

La Sakura Shukan de Manolo se torcía pero a mi no me dió la impresión de que lo hiciera tanto como para decir que el pez fuese "grande" pero como él era el que lo sentía, permanecí callado, con el salabre ya en la mano y esperando a que él le ganase la batallita al pez.

No tardó mucho en hacerlo. Lo ví resplandecer a escasos dos metros bajo la superficie. ¿Éso es a lo que tu llamas grande? ¡Manda huevos! Casi le doy con el salabre en la cabeza. Me acordé de otra batallita que me contó Oskar en la que Manolo se las vió y deseó para "comerle el pastel" a una seriolita de 1,5kg.. La verdad es que el amigo se lo pasa pipa. La goza como si de un niño se tratara cuando juega con un nuevo juguete.

Nada, que al final resultó una corvinata de 3,5kgs. que, nada más salir a superficie, la metí en el salabre y traté de dar un sustito a Manolo diciendo que se había soltado en el intento de ensartarlo. La bromilla no resultó y ahí lo tenéis en las fotos con cara de bonachón, como si nunca huviera roto un plato.

Y termino diciendo, antés de que él lo haga,......... MANOLO, ERES MI CHAMPIONNNNNNNNNNNNNN.

No cambies que contigo me lo paso "chachi piruli".

Atún Rojo

Atún Rojo
Imagen capturada por Miguel