Seguidores

martes, 19 de mayo de 2009

El arbitro ha influído en el resultado


Y así es. Unas veces nos concede la ayuda necesaria como para salir como vencedor del partido, pero otras influye lo justo como para que todo nos sepa a derrota.

Hoy me he sentido derrotado por la influencia ejercida por ése arbitro tan querido por mi.

Primero ha sabido regalarme un "dulce", que me ha sabido a gloria, para luego, después de ofrecerme otro mayor y más dulce, justo cuando lo iba a "meter en la boca", arrebatármelo dejándome un mal sabor de boca. Amargo, diría yo.

Hoy, coincidían ciertas condiciones que a mi me gustan para pescar en uno de mis zonas preferidas. Entramos en días previos a la luna nueva, la marea (bajamar) me permitía ir a ése txokito nada más salir de la oficina y la mar, el mar, el "arbitro", tenía un golpeteo muy bonito.

Por todo ello, he corrido ha aprovechar la horita que la marea me dejaba para tentar a mis queridas lubinas.

Nada más llegar al txoko me fijo en las olas y me doy cuenta que la "serie" pega más fuerte de lo deseado. Luego, deja unos cuatro minutos para pescar muy bien antes de que llegue la siguiente serie.

Pesco desde una gran roca que tiene enfrente, a la parte izquierda, otras más pequeñas semi sumergidas que hacen de freno a la ímpetu de las olas pudiendo pescar mucho más seguro.

Miro la cajita Shimano en donde guardo los señuelos y enseguida echo mano de un Flash Minnow MR 130 de color American Shad que lo había recuperado del baúl de los suplentes después de cambiarle los triples oxidados que tenía.

Comienzo con la sesión de lances y al de un cuarto de hora, justo a mis pies, cuando el rebufo de la ola se retiraba después de golpear la roca, entre la espuma noto un leve tirón y, por inercia, levanto la caña. Enseguida vuela una pequeña lubineta de apenas 30cm. que la pongo en seco con tan solo girar la caña hacia mi izquierda.


La pequeña protagonista

Es un caramelo que mi ánimo agradece. Es un buen comienzo que hace olvidar todos los bolos (en mi pueblo, "kales") que he cosechado últimamente.

Le saco un par de fotos y la suelto por la trasera de la roca donde estoy situado. Todo por no tentar a los diablos que dicen que no hay que soltar los peces en el mismo sitio donde las estás pescando.

Con la moral pletórica, empiezo otra vez con los lances. Sigo confiando en el mismo señuelo. Pasan dos lances, tres, cuat .................. , antes de que llegue a su fin, siento un leve toque, tan suave que al instante mi cabeza piensa en otra lubineta como la anterior. Levanto la caña y la siento clavada. Primera carrera hacia mi y parece que mis pensamientos han acertado de pleno. Se para y pega un cabezazo, dos, tres......... mmmmmmmmmmm ......... Por la intensidad que demuestra en cada sacudida no parece tan pequeña, pero.... ¡quizás esté haciéndome ilusiones!. ja, ja, ja, ja, ja ............

Estoy en ésas cuando empieza a tirar briosamente hacia la derecha, a la vez que saca hilo. Éso que no tengo el freno del carrete suave (+ o - 1,5 kg.). Tiro de la caña para que cambie de rumbo y no se dirija hacia unas rocas que hay a la derecha, y que tan mal recuerdo me traen por haber sido las artífices de la perdida de un gran "tablón" (como los denomina Manolo) por rotura del bajo del 0,45mm. que llevaba, cosa que consigo.

Ahora viene hacia la izquierda, hacia la parte de fuera de donde están situadas las rocas que sirven de freno a las olas. Se para y sale a la superficie. Buena y bonita. Le calculo entre los 2kg. y los 2,5kg.. Último intento por huir y lo hace hacia mar adentro. ....¡No huyas! .... Se para y se da por rendida.

Me doy cuenta de que solo viene clavada por el triple trasero del Flash Minnow Pero ......, bueno, de peores compromisos he salido vencedor y comienzo a acercarla. Lo peor ha sido cuando he alzado la vista y he visto cómo venía la "serie" maldita. He visto lo que pasaría justo 5 segundos antes de que sucediera y me he preparado para que no pasase.

La primera gran ola ha abrazado a la lubina, la ha alzado un par de metros y la ha lanzado contra la roca donde yo estaba por encima de las dos rocas que hacen de freno. Yo he tratado de recuperar línea a toda caña y levantar la caña lo más alto que pudiera para no perder tensión en la línea pero todo ha sido inutil. He visto como la lubina volaba hacia un lado y mi Flash Minnow hacia otro. He visto a la lubina aturdida, panza arriba en superficie, en medio de las remolinos generados por la retirada de la ola hasta que la segunda ola la ha engullido y ................. ¡Adiós al caramelo!. En ése mismo instante ha desaparecido todo el sabor dulce que me había dejado la primera lubineta y el sabor amargo se ha apoderado de mi boca.

Si no hubiera coincidido que viniese la "serie" la habría sacado fácil pero ésta vez, el "arbitro" (el mar), no lo ha querido y ha preferido que la lubina saliese como vencedora. No siempre se puede ganar y ésto hace que la pesca sea más interesante. Si todo fuese coser y cantar seguro que yo me dedicaría a escribir poesía.

Bueno, dándome ánimos, tratando de convencerme de que podría pescar otra y, quien sabe, aún más grande que ésa que se ha largado, he seguido con la secuencia de lances. El Flash Minnow quería pero no había nada que rascar.

A las 21:00horas he dado por terminada la sesión dejándolo para otro día y sintiéndome perdedor. A veces, la mar te da y otras te lo quita.

¡Así es la vida!
¡Animo!

7 comentarios:

Leon dijo...

Jojojojojojo
Eso le pasa a los "okupas"... que querias? irte sin pagar de la tienda? hay que pagar para llevarse algo a la boca, tambien por no ir con el dueño de la tienda jojojo...
Si hubieras ido con Villar...

Fermíntxo dijo...

No sé,si darte el "pésame" o felicitarte,al menos la has tenido ahí..Ni recuerdo la última vez que he tenido una lubina al otro lado del hilo..
Bonito relato Santi....Ah!!y la próxima vez será más grande..
S2

Jose Valle dijo...

Mala suerte Santi,pero como se suele decir, si es de ley volvera y con uno gramos de mas.
Aunque la jornada se nefasta, lo importante es disfrutar del momento y hecharle siempre la culpa al arbitro..jeje.
Un saludo y buena pesca.

Xabi dijo...

Bonito relato Santi.


Seguro que la proxima sera mas grande y el arbitro te dara permiso para sacarla.

Santi dijo...

Gracias amigos.

Ayer volví pero ésta vez no lo hice solo sino acompañado por el "muñeca de oro" (Manolo).

La mar había bajado bastante en su intensidad pero aún estaba bonito, como para depararnos alguna grata sorpresa, pero al poco de llegar tuvimos que volver sobre nuestros pasos. Esta vez no fue el arbitro sino la "hinchada contraria" quién hizo que corrieramos hasta nuestros coches dando por finalizada la salida.

Una buena tormenta con rayos y truenos nos pilló en el pedrero. Últimamente, las lúlus están recibiendo mucha ayuda exterior. ja, ja, ja, ja .....

Ojala acertéis en que la próxima será una mucho mayor.

Rpam dijo...

Jugar contra el mar es como jugar contra el Barça: si el queiere siempre te va a ganar.

Solo te dejo unos momentos de gloría, como al Athletic jajaja

Anónimo dijo...

Bueno Santi,..¿y qué?,al final si lo piensas, lo que vale són las emociones que provoca la situación y solo te faltó la última...y es que...el que no se consuela es porque no quiere. je,je.
Bonito relato guey.
PD: mira a ver si puedes poner emoticones....que me siento descalzo.
Manolo menea.....la cuna.
Patxo.

Atún Rojo

Atún Rojo
Imagen capturada por Miguel